Buenos Aires
13°
Despejado

La lucha incierta contra un enemigo invisible

por | Mar 27, 2020 | Destacadas, Vida y Salud

Por: Lorena Alviarez / Directora General El Tricolor

Ya nosotros como inmigrantes tenemos una lucha tenaz e insostenible con muchísimos factores desde que salimos de casa. Lucha eterna por una distancia que solo la acortan video llamadas y un sinfín de mensajes a diario por parte de nuestros seres queridos, una lucha por una situación país garrafal que hace que esta distancia se acreciente y demore el día en que podamos volver; una lucha infinita por no comprender las decisiones de nuestros nefastos gobernantes que solo nos hunden y nos llevan a un precipicio, como nación, como país, como sociedad. Una lucha constante con el alto costo de la vida que nos mantiene trabajando día y noche por sueños que se alejan y se reducen a conformarnos con lo que tenemos y por más que aspiremos a ir por más esa misma lucha no lo permite.

Una lucha social con la tolerancia, aceptar los pensamientos, culturas y diversos gustos de nuestro entorno nos ha llevado aborrecer, denigrar y juzgar al otro sin contemplación. Y ahora, como si fuera poco, nos toca vivir una guerra mundial contra un enemigo invisible que se enfrenta con todo un cuartel desarmado y desmantelado. Pensamos que sería una adversidad más porque estamos acostumbrados a esto:  a situaciones adversas y a andar superando cositas. Eso pensamos muchos en enero cuando empezaron a confirmar los primeros casos positivos del enemigo denominado COVID-19 pero ni nuestros ancestros vivieron algo como esto que nos está tocando vivir.

¿Acostumbrados a luchar y a ser guerreros? Sí. Busquen al venezolano si de trabajar se trata, si debemos reducir nuestras porciones de comida, si tenemos que dormir incómodos, si hay que pasar frío, si no contamos con las mayores comodidades para vivir, si tenemos que caminar 50 cuadras para llegar al trabajo, si nos toca hacer cola por comprar comida, si hay que madrugar para hacer un trámite, o si sin más opción decidimos distanciarnos de nuestra familia kilómetros infinitos por tener al menos una calidad de vida digna y de vivir medianamente bien. ¿Para todo este tipo de lucha?, sí, para eso somos buenos pero para guerrear y enfrentarnos a alguien que ni siquiera conocemos, ahí la cosa se pone difícil.

Todo lo que hemos soportado en estos años y meses de ausencia estando lejos de casa nos ha permitido crecer, fortalecer y nutrirnos de nuevas costumbres, vivencias y conocimientos, pero indudablemente una que marcará o está marcando nuestras vidas es este aislamiento incierto, este proceso de entender que no solamente Venezuela se está cayendo a pedazos, que Chile no toma decisiones a tiempo, que Argentina está en quiebra o que México está más peligroso que nunca, y solo mencionando detalles del cono centro-suramericano del mapa. Es que el mundo en toda su grandeza tenía que vivir un sacudón como este, algo que nos hiciera reaccionar como humanos, que nos hiciera valorar lo que realmente importa y que nos dejemos de vanidades y complejos.

Es que este enemigo innombrable está llegando a destruir familias ricas, pobres, de viviendas grandes y mansiones, de barriadas humildes y de clase obrera. Está desintegrando a planteles de fútbol, a organizaciones financieras, a nóminas de empresarios, al sano y al de defensas bajas, nos está dejando sin abuelos, sin padres, sin hermanos, sin amigos. La lucha contra este enemigo es tarea y responsabilidad de todos y nadie nos dará un curso on-line para enfrentar esta guerra. El mayor conocimiento y la buena voluntad que emana nuestro corazón a diario para no ser alcanzado por el enemigo está dentro de ti y la vamos a ir descubriendo a diario, soportando un encierro que nos llevará a la tolerancia de ver pasar al vecino con sus pantalones coloridos que nos parecen horrorosos pero a él le gustan, cuando podamos escuchar la música de mamá cuando está cocinando y no nos parezca aburrida, cuando empecemos a valorar lo bonito que pinta nuestro hijo con sus creyones nuevos sin salirse de la línea y cuando tengamos la sensatez con nosotros mismos de no menospreciar lo que el universo ha conspirado a nuestro favor durante mucho tiempo pero siempre con inconformidad no agradecemos porque queremos ir por más y somos desagradecidos.

#QuedateEnCasa #SeamosResponsables

Esta lucha incierta contra el enemigo invisible, es una lucha para darnos cuenta de qué estamos hechos y a dónde podemos llegar con honestidad, transparencia y sabiduría, porque no solo se pelea con armas y con un batallón cargado, también se pelea y se sale victorioso con conciencia, valores y firmeza de querer ser mejores personas. Es una lucha desde adentro y así nos está tocando aprender.

Y cuántas veces nos hemos preguntado, ¿quiénes dañan el planeta?, ¿hago algo como ciudadano para que esto no ocurra?, ¿por qué tanta maldad en el mundo?, y el enemigo hoy nos responde la hipótesis que nos ha costado mucho tiempo entender. Hoy tenemos la capacidad de ser y hacer y, así como hemos sido participes de un deterioro constante del planeta, la cara de la moneda en la actualidad es otra. Hoy día no solo estamos aprendiendo sino que tenemos en nuestras manos salvarnos unos con otros, hoy día podemos estar del lado correcto, hoy día podemos ser los héroes de nuestra supervivencia, hoy día la vida nos regala la oportunidad de agradecer estar aquí, hoy tengas mucho o poco vales por lo que eres, hoy la guerra no es con el enemigo invisible, hoy la guerra es contigo para que consigas a tiempo la respuesta del porqué viniste a este mundo y cumplas un propósito como humano pero también como ciudadano. Hoy el arma para combatir al enemigo es la fe, la unión y la esperanza; es la coraza que nos protege en esta lucha que también vamos a superar.

Es así como este editorial no pudo ser impreso, es que la epidemia ha desgarrado todo pero continuar es nuestro deber; es el fin para nuevos comienzos, parte de la lucha que, por alguna razón, en estos tiempos nos tocó vivir y con fundamento, templanza y coraje vamos a vencer.

 TE PUEDE INTERESAR

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VIA TWITTER
VERSIÓN DIGITAL
INSTAGRAM TRICOLOR