Buenos Aires
12°
Niebla

2020 Fue un año para reflexionar

por | Ene 20, 2021 | Comunidad, Destacadas, Pateando Calle

Por: Joseliana Lefebvre
@conversandoconjoseliana

Hoy estoy de nuevo con ustedes para hablar un poco de lo que fue el año 2020, un año difícil de olvidar, que nos cambió nuestra acostumbrada forma de vivir. De un día para otro nos dijeron que no podíamos salir de casa y que al principio sólo serían 15 días a lo máximo un mes. Recuerdo que me decía ¿un mes sin salir, aguantaré tanto tiempo sin salir ni a
la esquina? Y seguían más preguntas ¿Y el trabajo? ¿Y la comida?.

Después llegaron las normativas: lavarnos las manos a cada rato, usar alcohol en gel en todo el cuerpo, guantes, tapabocas. Quitarse los Zapatos y dejarlos en la entrada por si se salía de casa, sólo estrictamente a lo necesario, al llegar a casa correr a bañarse. Durante la primera semana era como un juego y hasta un motivo para descansar, limpiar
ordenar, botar lo que no servía. Conversar y dormir.

Transcurrida la segunda semana, es decir los 15 días todos esperábamos el anuncio de retomar las actividades y pues NO, fueron alargando los días de confinamiento y junto con ellos algo que también nos dijeron debíamos mantener y aprender a DISTANCIARNOS SOCIALMENTE, debíamos de guardar distancia de aprox 1metro entre unos y otros si teníamos que hacer fila y de paso sólo se podía entrar de a una persona en algún almacén. Ya no habían besos ni abrazos. Se acabaron las fiestas, reuniones. Cerraron bares, discotecas, restaurantes, parques, plazas….¿Cómo se puedes vivir de esta manera?. Seguían las preguntas.

Y así de repente teníamos 3 meses encerrados los días se convertían en noches y las noches en días, las horas de comida cambiaron todas y Netflix, youtube, que al principio fueron tan útiles para la distracción dejaron de ser atractivos. Ya no había nada que limpiar, nada que ordenar todo estaba en su lugar. Las noticias no eran para nada alentadoras, en el mundo estaba muriendo mucha gente. Otras tantas quedando sin empleo. Los niños sin escuela. El miedo comenzó a invadirnos ya no era un juego era la realidad que estábamos viviendo en todo el planeta, la humanidad se estaba viendo amenazada por un virus. Un virus letal.

La vida nos cambió de un día para otro literalmente nos echaron un balde de agua fría. Comenzamos entonces a buscar otras formas para subsistir, vimos muchos en las redes sociales, Facebook, Instagram una nueva fuente de ingresos. El confinamiento nos trajo unas nuevas propuestas virtuales, todo migró hacia allá: la educación, las compras, la oficina en casa (home office).

Es verdad que estando confinados nos alejamos de nuestros seres queridos, pero también es cierto que estuvimos más unidos que nunca a través de llamada y vídeo llamadas. Este virus y el confinamiento a su vez llegaron con una crisis económica, una gran cantidad de personas se quedaron sin trabajo, pero también pudimos ver como unas tantas surgieron, supieron reinventarse con nuevos negocios.

Salimos a la calle después de unos largos 7 meses, ¡vaya 15 dias!….7 meses de cada uno de nosotros. Todos estuvimos en igualdad de condiciones, desde esta nota oramos por todas esas miles de personas que el virus se llevó.

La humanidad cambió si, definitivamente nada es igual. La mayor enseñanza que puedo sentir es que los seres humanos por más difícil que sea una situación si podemos salir adelante. Aprendimos a ser más conscientes de lo que hacemos y sentimos. Se ha producido una mejor forma de consumo, sostenible. Se ha producido una mayor consciencia sobre nuestros actos, el impacto que producen los mismos. Cuidamos más nuestra salud a través de alimentación casera. Aprendimos a cuidar de nuestras familias, saber y valorar la importancia de la misma.

Y el mayor impacto y evolución dentro de todo lo que ha significado este 2020, es que lo digital rompió con todas las barreras físicas, no existieron barreras geográficas ni limítrofes. Este 2020 Un año inolvidable, seguiremos reflexionando sobre él, nos presentó un cambio y en esta oportunidad no pudimos resistirnos era si o si. Quedó demostrado que YO SI PUEDO, esté
donde esté.

 TE PUEDE INTERESAR

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VIA TWITTER
VERSIÓN DIGITAL
INSTAGRAM TRICOLOR