Emprendedor, es contigo: 5 cosas a tomar en cuenta para emprender con poco capital

por | Dic 5, 2019 | Destacadas, Economía y Finanza

Por: José Gabriel Arapé – Economista @JoseGabrielArape

Emprender es la palabra de moda por estos tiempos. Es el sueño americano del siglo XXI, todos sueñan con tener su propio negocio, manejar su tiempo y hacer que su pasión genere ingresos suficientes para alcanzar la Libertad Financiera. Cuando hablamos de venezolanos en el extranjero, esto se acentúa, entendiendo el emprendimiento como un instinto de supervivencia del ser humano ante las adversidades. No conseguir trabajo o tener poco dinero son las más comunes.

Pero el choque con la realidad es duro, cuando tu deseo de emprender no es directamente proporcional con lo que haces para lograrlo. Conozco cientos de emprendedores de espíritu todos los días, con miedos más grandes que sueños, desesperados y agobiados por sus trabajos, buscando una fuente de ingresos que permita aliviar sus finanzas.

Dicen que las mejores ideas surgen de las situaciones más críticas, yo no soy partidario de ello. Aunque haya casos aislados de éxito, las probabilidades de éxito aumentan cuando se hace de manera planificada y ordenada, independientemente de la cantidad de dinero que tengas en tus bolsillos. Sea poco o mucho, los emprendimientos exitosos cumplen con una serie de requisitos básicos que hay que tener en cuenta.

El primero es la pasión por lo que haces. Por eso repito incesantemente que para que formes un emprendimiento exitoso que pueda convertirse en rentable y crecer lo suficiente para que te vuelvas autónomo (y posteriormente un empresario); tienes que amar con locura lo que haces. Mientras ese proceso se desarrolla, tú lo harás todo. Serás el creador del producto, tu propio community manager, el que consiga los clientes y los proveedores, el que mejore el proceso de producción y haga más eficiente la relación precio/valor, el que saque las cuentas y los números, el fotógrafo, el cajero, el que atiende y el que diseñe el sistema. Serás el jefe y el empleado a la vez, tú serás tú más grande aliado o adversario, dependiendo del enfoque que quieras darle.

Cuando se empieza con poco dinero llegan las dudas, si no amas lo suficiente lo que estás haciendo, si no estás seguro que ese valor que aportas te hace feliz, lo abandonarás en menos de lo que canta un gallo y saldrás a decir que no sirve. No, no es así, lo abandonaste porque no te apasionaba lo suficiente, regla número 1 del emprendimiento. La pregunta clave es: ¿Me veo haciendo esto durante 40 años de mi vida? Dependiendo de la respuesta, sabes si estás en el camino correcto.

El segundo, es de vital importancia tener claro los objetivos de tu emprendimiento para poder planificar. No es lo mismo querer hacer tortas desde casa como ingreso extra a querer montar una pastelería en el mediano plazo. No es igual su estructura de costos, ni su metodología de venta, ni su forma de distribución, ni el manejo del emprendimiento, ni nada en absoluto, a pesar que es el mismo producto a comercializar, ten estos objetivos claros desde el principio para que puedas planificar el futuro de manera correcta.

El tercero, en un emprendimiento aplica perfecto el dicho que solo llegarás más rápido, pero acompañado llegarás más lejos. Las alianzas son el motor de los emprendedores, sobre todo en un nicho de mercado tan pequeño como “Venezolanos viviendo en X sitio”. Establece alianzas con otros emprendimientos que permitan llegar a un público que no te conocía y tú le muestres un público que ellos no conocían, es una retroalimentación. Si tu emprendimiento es de catering, realiza alianzas con salones de fiestas, emprendimientos de globos, servicios a domicilio y así amplía tu radio de clientes. Ofrezcan servicios conjuntos, si vendes tortas ¿No crees que pudieras aumentar clientes con una alianza en un salón de fiestas? Quien hace una fiesta necesita una torta y quien necesita una torta puede necesitar un salón de fiestas. Únete, crece junto a otros y verán como llegan más lejos.

El cuarto, edúcate, todo el tiempo y todos los días. Aprende de los que saben y ya han recorrido el camino que tú deseas recorrer. Lee más, sé autodidacta, evalúa el valor agregado que estás dando y ve cómo te sientes con ello, aprende algo nuevo que te sirva todos los días. Vivimos en la era de la masificación de la información, si no sabes algo es porque no quieres, google es tu amigo.

El quinto y último, sacrifícalo todo por un par de años, trabaja de lunes a lunes, 60 horas por semana, mientras otros duermen y van de fiesta, quédate leyendo, pensando, optimizando, buscándole la vuelta para ofrecer cada día un mejor producto. Consigue una necesidad existente en el mercado y satisfácela, así es como nacen los emprendimientos más importantes. Has hoy lo que otros no están dispuesto a hacer y en unos años tendrás la vida que otros quieren y no van a alcanzar porque no quieren hacer los sacrificios que eso implica.

Emprender no es un juego y no hay que tomárselo a la ligera, no estamos ruchando metras, jugando muñecas ni intercambiando barajitas. Tómalo con la seriedad que lo requiere, más si estás con los churupos contados. Hoy estás sentando las bases de lo que va a ser el día de mañana, construye las bases sólidas para que en un futuro, no se tambaleen, realices tu sueño y tu emprendimiento se convierta en exactamente lo que tú quieres que sea. Que Dios te Bendiga y alcances el Sueño Americano del Siglo XXI.
El Futuro Está En Tus Manos.

 TE PUEDE INTERESAR

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VIA TWITTER
VERSIÓN DIGITAL
INSTAGRAM TRICOLOR