ÚLTIMAS NOTICIAS:

Disney reveló la primera imagen de Emma Stone como Cruella de Vil

La actriz se pondrá en la piel de la villana de...

Venezuela registró 350 casos y 7 muertes por coronavirus

El régimen de Nicolás Maduro informó que la...

Trump pidió a los republicanos ponerse en contra de su líder en el Senado.

El expresidente de Estados Unidos fue absuelto...

Un ocurrente caraqueño, de delivery a influencer.

Por Lorena Alviarez Papu, es el nombre artístico...

Un colombiano dejando huellas en Argentina

Por Lorena Alviarez Efrain Mendoza, llegó a la...

Los venezolanos que brillaron en el 2020

Por Kerling MosqueraEn enero de 2020 nadie...

Buenos Aires
21°
Llovizna

La xenofobia envenena la frontera entre Brasil y Venezuela

por | Feb 15, 2020 | Destacadas, Venezuela

El vicepresidente de Brasil, general de la reserva Hamilton Mourao, visitó el jueves Pacaraima para apaciguar la tensión en la región, después de varios días de protestas luego de la violación de una niña cuando iba camino de la escuela, supuestamente por un ciudadano venezolano.

«Quiero salir rápido de aquí«, confiesa el venezolano Róber Solano. La situación siempre fue difícil en la frontera, pero la xenofobia comenzó a envenenar lentamente la ciudad brasileña de Pacaraima.

En ese lugar, los migrantes terminan señalados como responsables de la creciente violencia en la región.

La historia de Solano parece una calcomanía que pasa de migrante en migrante, que al cruzar la frontera ven desaparecer rápidamente ese sueño de una mejor calidad de vida.

También se esfuman sus esperanzas al tener que afrontar el rechazo de la población local en Pacaraima, la puerta de entrada a Brasil.

«Queremos salir de Pacaraima porque la situación aquí es difícil. Tenemos mucho peligro en la calle. No quiero quedarme aquí porque la Policía puede agredirnos. Yo quiero salir rápido de aquí», manifestó a Efe Solano, de 25 años de edad, que a pesar del desespero en la frontera quiere adentrarse en territorio brasileño.

Como muchos de sus compatriotas que huyen del hambre, la falta de trabajo y la escasez de alimentos, Solano pretende continuar su cruzada y desplazarse hasta Boa Vista, capital del estado de Roraima.

Desde ese sitio terminan trasladados muchos venezolanos para otros centros urbanos de Brasil, como Sao Paulo, Río de Janeiro o Recife.

El miedo a sufrir ataques en Pacaraima es latente y persistente, admite Solano. A pesar de reconocer que los migrantes venezolanos también pueden tener dificultades en Boa Vista, ls capital regional es más tranquila y ofrece mejores posibilidades que la frontera, sin tener que pasar por insultos.

 TE PUEDE INTERESAR

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VIA TWITTER
VERSIÓN DIGITAL
INSTAGRAM TRICOLOR