Buenos Aires
13°
Despejado

El Louvre adapta su reapertura para conquistar al público local

por | Jun 25, 2020 | Destacadas, Entretenimiento, Tritop

El uso de la mascarilla será obligatorio a partir de los 11 años y también la reserva con un horario de entrada definido.

Un Louvre más humano y abierto para un público principalmente local: así imagina la pinacoteca parisina su futuro inmediato, que arrancará el 6 de julio con nuevas medidas de seguridad tras un cierre de tres meses por la pandemia.

La crisis sanitaria le empuja a reorientar su foco. 75% de sus visitantes habituales son extranjeros, con los estadounidenses y los chinos en cabeza, y la caída prevista del turismo tendrá un efecto directo en sus salas, por las que en verano suelen pasar un millón de personas al mes.

«Es el momento de venir a ver el Louvre con menos visitantes», indica su presidente, Jean-Luc Martinez, en la presentación a la prensa del dispositivo aplicado para garantizar los requisitos sanitarios.

El Louvre cerró sus puertas el pasado 13 de marzo, cuatro días antes del inicio del confinamiento en Francia, y este tiempo le ha servido tanto para preparar sus espacios como para repensar su oferta.

El uso de la mascarilla será obligatorio a partir de los 11 años y también la reserva con un horario de entrada definido. Además, el recorrido estará marcado con flechas y en caso de mucha afluencia, o en las salas más emblemáticas como la de La Gioconda, no se podrá dar marcha atrás para evitar el cruce de gente.

El museo reabrirá 70% de sus espacios, pero la inmensidad de sus colecciones hace que su atractivo no se vea mermado por una reducción que afecta, entre otras, a las salas de escultura francesa de la Edad Media: el visitante tendrá a su disposición más de 30.000 obras en 45.000 metros cuadrados.

Y, como novedad, habrá expertos que, desde el 8 de julio y hasta el 20 de septiembre, responderán de forma gratuita y sin necesidad de reserva a las preguntas del público en ocho espacios icónicos, como los apartamentos de Napoleón III.

Una forma, según Martinez, de hacer más accesibles las colecciones al visitante profano o al local, que puede sentir intimidación por lo expuesto o pereza por volver a ver obras para las que otras veces le ha faltado contexto.

 TE PUEDE INTERESAR

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VIA TWITTER
VERSIÓN DIGITAL
INSTAGRAM TRICOLOR