Buenos Aires
22°
Despejado

Un venezolano, una cámara y un inspirador proyecto solidario

por | Jul 24, 2020 | Destacadas, Venezuela

Por: Arianny Benítez

Hay situaciones a lo largo de nuestras vidas que nos vuelven más humanos, solidarios, amables y agradecidos. Hay momentos que nos sirven de trampolín, aún después de hacernos tener duras caídas, son ese empuje para llegar lejos y hacer el bien. Ese, es el caso de Eduardo Patterson.

Él es un venezolano de tan solo 28 años de edad, nació en Caracas y es periodista de profesión. Con una infancia bastante traumática y difícil, siempre se mantuvo motivado desde el amor y no permitió que sus vivencias lo llevarán por malos pasos.

A través de una carta presentación que nos hizo llegar al Periódico, Eduardo nos cuenta:  “A los 4 años de edad, mi madre biológica me abandonó en una guardería/orfanato en la ciudad de Punto Fijo, Edo.Falcón, para irse a Estados Unidos. Fue en este lugar donde comencé a recibir maltrato infantil, abuso verbal y castigos impensables”.

Al cabo de un tiempo, logró ser rescatado por sus tíos quienes se convirtieron en sus salvadores y familia adoptiva. Fue esta dura infancia la que jugó un papel importante en la increíble labor que este joven hoy realiza por toda Sudamérica.

Como muchos venezolanos, Eduardo emigró del país a Panamá, en busca de mejores oportunidades, ahí estuvo ejerciendo como Productor de Eventos de la Industria Automotriz, hasta enero de 2019, en esa fecha fue cuando decide dejarlo todo y aventurarse en esta gran aventura o misión que se le ocurrió una madrugada mientras dormía.

Desde que estaba en la universidad, él soñaba con hacer este viaje, cargado de sueños, su mochila, una cámara y muchas ganas de brindar de manera forma solidaria: amor, conocimientos y ayuda a aquellos niños de las poblaciones más vulnerables de sudamérica.

Su plan consiste en educar a todos los niños, jóvenes y adolescentes junto a sus familiares para que aprendan sobre el arte de la fotografía, dicta talleres de fotografía en fundaciones que atienden a niños con cáncer y de bajos recursos, todo esto, con el fin de obsequiarles herramientas que los ayuden a soñar e imaginar con un mundo mejor, de igualdad y con más amor.

Estas actividades en cada lugar que visita, tienen  una duración de 1 mes de clases, fortalece en ella grandes aptitudes como por ejemplo: trabajar en equipo, liderazgo, seguridad propia y la creatividad.

Con su mochila cargada de amor, inspiración y muchas ganas de ayudar a quienes más lo necesitan, recorrió Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Paraguay, Uruguay e incluso los rincones más oscuros de Bolivia, hasta llegar a la Argentina.

En el país se encuentra trabajando con la Fundación Natali Dafne Flexer, y luego planea avanzar a Chile y Brasil y cerrar este lado del mapa. Su próxima aventura o sueño sería poder hacer esta misma labor en África y ayudar de todas las formas que le sean posible.

Eduardo es un venezolano de corazón noble, empático y amable que busca sin duda lograr un mejor mundo para vivir, es un mochilero, con solo lo básico para subsistir, hoy sirve de ejemplo para muchos y ha dejado una hermosa huella en cada rincón que ha visitado. 

Fue un honor para “El Tricolor” tener la oportunidad de acercarles esta historia que demuestra una vez más, que sin duda alguna, los buenos seguimos siendo más.

Si quieres seguir esta aventura te compartimos sus redes sociales: @edupatterson_/

 TE PUEDE INTERESAR

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VIA TWITTER
VERSIÓN DIGITAL
INSTAGRAM TRICOLOR