Buenos Aires
19°
Despejado

La vida, el amor y el sexo 2020

por | Dic 29, 2020 | Destacadas, Vida y Salud

Por Beatriz Espina

Si, es verdad, nadie se esperaba una pandemia, decíamos en el 2019 “Que el 2020 nos sorprenda” y boom, si que nos sorprendio, pero en modo de reflexión quiero que leas lo siguiente:

Hace un año atrás, muchas personas no querían dar o recibir un abrazo, otras tantas se quejaban por el trabajo que tenían, y otras por no poder tener tiempo dentro de su casa. Se quejaban de los maestros, de que estaban aburridos , entre miles de cosas más porque el ser humano en su mayoría se queja más de lo que valora. De pronto el Covid 19 llegó, al principio costó creer, pero se supo que era verdad cuando ya se combinaba el tapaboca con el vestuario, cuando andar con un alcohol era tan importante como andar con el DNI, cuando pasaban los meses y todo seguía cerrado.

Meses de aislamiento, sufrimiento, angustia, ansiedad, desempleo, incertidumbre…no ver a tus familiares, amigos y entender que ahora si tenías razones para quejarte y que antes no, entonces ese día comprendiste algo que se llama VALORAR LA VIDA.

Muchas personas aumentaron de peso, y otras bajaron ¿Tú consideras que posterior a todo esto es válido que le preguntes a una persona por qué aumentó o bajó de peso? sería muy inhumano hacerlo, creo que debemos ser comprensivos a los procesos emocionales que cada persona tuvo que afrontar, en esos tiempos LA VIDA, cobró una valor diferente, porque la persona que quería estar más tiempo en su casa, lo logró y entendió que la libertad es un valor muy importante, aquella persona que se quejaba de su trabajo comprendió que es absolutamente importante ser útil ante cualquier labor y que hasta lo extrañaste, aquellos abrazos que no dabas, ya los anhelabas dar, aquellas personas que postergabas ver, ya cuentas los días para volver a verlas, que la FAMILIA es lo más importante y que lo que te ayuda a cuidar tu salud y tu vida es justamente el amor por la familia, por la lucha, porque no les falte nada, pero principalmente porque como seres humanos debemos aprender de esta situación a valorar un poco más la libertad de caminar en las calles, la puesta del sol, el trabajo, los amigos, y una sonrisa que no sea tapada. También aprendimos a usar mejor la tecnología y a estudiar; emprender en muchos de los casos y a entender que nadie, absolutamente nadie es mejor  que otro cuando todos vivimos en el mismo plano terrenal.

En el caso de los padres, aprendieron a priorizar la educación que se imparte en el hogar y luego en la escuela, como dice el dicho: La educación viene de la casa y se determina en la escuela. Padres admirables haciendo todo lo posible para evitar el aburrimiento de los niños en el encierro y sin ir al colegio, otros tanto recibiendo a sus bebés acabados de nacer. En cada caso un aplauso a todos los padres.

En cuanto al amor, fue un año determinante… muchas parejas entendieron dentro de la convivencia en casa que no se soportaban, y otras tantas reconocieron su amor, incluso se abrieron nuevas propuestas matrimoniales que dejó el confinamiento. Definitivamente entonces, he llegado a la conclusión que el amor se diagnostica en la convivencia sin distractores, en momentos de crisis y en momentos sensibles. El amor es en las buenas y en las malas, pero se determina Y DIAGNÓSTICA en las malas. Y quienes superan obstáculos, ya lo pueden superar todo. Pero por aquellas personas que se separaron ya que no se soportaban, también deben agradecer porque esta situación les mostró lo que verdaderamente había.

Amores en distancia por montón, miles de personas en diferentes países varados, y ciudades. Se conoció el sexo virtual, se experimentó lo que es extrañar a alguien, se dio lo que es saber esperar, porque el amor todo lo espera. Muchas parejas se supieron esperar, honrar y respetar.

La sexualidad fue un caos para muchas personas solteras, pues usar aplicaciones para conocer pareja en tiempos de pandemia era una locura, darte un beso con una persona  guste o salir a conocer era básicamente imposible, entonces se disparó la venta de juguetes sexuales en un 70% las mujeres y en un 30% los hombres, juguetes sustitutos del placer para poder aguantar.

Evidentemente en parejas que quedaron juntas, la sexualidad se volvió un reto para no caer en la rutina, y técnicamente fue inevitable, pienso que todos en algún momento conocieron la rutina sexual, pero también conocieron estrategias de compenetración que sin darse cuenta reconecta a lo sexual, como por ejemplo comer juntos, llorar juntos, dormir juntos, y mágicamente la sexualidad se volvió un tema principal para muchas parejas, cuando la vieron de cerca juntos en la misma cama, mientras que para otras fue un nirvana de pasión al tener tiempo juntos y otros tantos un abismo por la falta de privacidad.

Hoy en día, la pandemia no se ha ido, hemos pasado a una etapa de distanciamiento, hemos retomado muchas actividades, que por pocas que sean o muchas, ahora le agregamos valor. Existen personas que este año lograron conciliar metas y proyectos porque necesitaban enfoque en su casa, y otras tantas se están reestructurando de nuevo.

Sea cual sea el caso, si estas aquí leyendo esto es porque estas vivo. Quizás te dio el covid, o quizás no; pero estas aquí respirando y en esta lectura te quiero invitar a valorar más la vida, el amor, la familia y el sexo, también el trabajo, la libertad y los amigos. Pero especialmente valorarte tú por haber logrado no caer.

Vendrán los tiempos como antes y gritaremos de emoción, volveremos a ver a nuestra familia que está en otros países y el abrazo será más fuerte, sabremos entender más a los niños cuando se aburren, cuidaremos más la naturaleza y sus animales; entenderemos que la sexualidad es el sello de oro para nuestra alegría, no podemos dejarla morir o caer en rutina.

Que una pareja es mucho más que eso, es tu compañero (a) y debes elegir bien a esa persona, cuidarla,
amarla y respetarla. Perder la vergüenza al uso de juguetes sexuales, si eres soltero (a) perder el miedo de conocer nuevas personas, entender que viajar es el lujo más grande que te puedes dar, y no por lo económico, sino por lo que significa.

Emprender es de valientes
Reconocer a tus verdaderas amistades
No negar un abrazo, pues bastante ayuda
Haber llorado muchas noches te hizo más sensible

Reconocer que la rutina mata todo.

Entonces tienes siempre que pensar en la diversión dentro y fuera de casa, comprender que la salud, la educación, son factores importantes para una sociedad estable y honrar el nuevo año que llega, sin expectativas de nada, sino con humildad y agradecimiento, porque este año fue una gran lección de vida, amor y sexo.

 TE PUEDE INTERESAR

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VIA TWITTER
VERSIÓN DIGITAL
INSTAGRAM TRICOLOR